El 16 de agosto, animado por Mónica Linares, se llevó a cabo en el Colegio San Luis de La Plata y en el Centro Educativo Comunitario «Hno. Miguel Ángel Isla» el Encuentro Taller de Vocación Marista con la asistencia de 56 educadoras y educadores y de los coordinadores y animadores de las comunidades laicales.

Para seguir rezando nuestra vocación desde el Evangelio y desde la vida y misión de Marcelino

Fueron dos momentos fuertes e igualmente significativos. En el CEC, la visita de algunos adolescentes que espontáneamente se hicieron parte de la ronda de encuentro se valoró como un signo que invita a los educadores y animadores a discernir la vocación marista desde sus propias voces.

Los adolescentes pudieron expresar cómo se sentían y qué significa para ellos el CEC ─ “su lugar en el mundo”─ y compartieron la oración tejiéndose entre todos, con la presencia de Dios, un momento inolvidable y fecundo.
Al Taller del Colegio San Luis, por su parte, asistieron 56 educadores y educadoras de todos los niveles, de todos los departamentos.

Con ellos se desplegó lo que significa la vocación como ese sueño profundo de felicidad que habita en cada ser humano; ese encuentro sagrado entre lo que somos y lo que anhelamos ser.

También se reflexionó sobre los espacios de proceso vocacional animados desde el Área de Vocación Marista y de Comunidades Laicales, que permiten construir y potenciar la vocación como don y tarea.

Estos espacios facilitan su descubrimiento y despliegue e invita a cuantos participan a enriquecerse compartiendo todo lo vivido en retiros, voluntariados, encuentros de educadores nuevos, Talleres A orillas de Genesaret, y todo cuanto propician la Provincia y la obra para animar la vocación marista.