La Escuela Secundaria «Marcelino Champagnat» de Rosario cumple sus primeros 10 años educando, incluyendo, custodiando derechos y ofreciendo oportunidades a los jóvenes más vulnerados del Barrio La Boca.

Una década de educación, contención e inclusión para los jóvenes más vulnerados

Empezó a gestarse como una experiencia de solidaridad hace aproximadamente 30 años, con la llegada de las primeras familias y los primeros jóvenes maristas dispuestos a asistir a las necesidades primarias, sanitarias y alimentarias, de los niños, los jóvenes y las familias que habitaban por aquel entonces los Barrios Triángulo, La Boca y Villa Banana.

Cuatro años más tarde, como fruto de esas acciones, nacía la Escuela Primaria Nº 1422. Pero, a pesar de la gran incidencia que este hecho tuvo para la población, fue la creación de lo que en aquella época se llamaba Tercer Ciclo del EGB (con 8vo. Y 9no. Año) lo que hizo posible que muchos adolescentes que no encontraban lugar en las escuelas públicas ni privadas de la zona ─los que hacían los mayores esfuerzos condicionados por la situación de vulnerabilidad en que vivían, los repitentes, los excluidos del sistema─ tuvieran una oportunidad y un sueño grande que soñar. Para ellos, en sintonía con el espíritu de inclusión que suponía este acto fundacional, se organizaron también Talleres de Formación que les facilitaran el ingreso al mundo del trabajo.

Y en 2009, exactamente hace 10 años, inspirada en ese mismo anhelo de fraternidad, se creaba la Escuela Secundaria Nº 3161, «Marcelino Champagnat», cuyo cumpleaños todos celebramos, y el Jardín Maternal –prácticamente único en la provincia—ampliando el derecho de las jóvenes madres a seguir estudiando y capacitándose.

Su actual director, Roberto Fleba, sintetiza con genuino orgullo el deseo de toda la comunidad: que la obra siga creciendo en amor y que se multipliquen los proyectos para que todos los jóvenes del barrio puedan terminar la Escuela Secundaria y tener una vida mejor.