Los Maristas celebran 85 años de presencia y comprometido aporte al patrimonio educativo nacional en Uruguay.

Corría el año 1934 cuando el primer colegio religioso católico de los Hermanos Maristas ─el Colegio «Santa María»─, abría sus puertas, en el Barrio La Blanqueada, de Montevideo, a los niños más pobres y necesitados del lugar. La memoria institucional da cuenta de que dicha fundación se produjo en un entorno de tensiones por el singular ambiente de secularización que reinaba, y por la particular hostilidad a cualquier propuesta educativa que tuviera origen religioso y extranjero. Pero, así y todo, perseguidos, rechazados, burlados, empobrecidos; en aulas que dejaban mucho que desear, pidiendo en la puerta de la Iglesia, por los comercios y organizando kermeses y fiestas de teatro para ir sobreviviendo… los Hermanos, con la ayuda de Dios y de la Buena Madre, vieron prosperar su sueño. «Así estábamos en esa pobreza, pero muy contentos ─decían─. Las obras de Dios empiezan así…»
Y de aquel empeñoso espíritu, protagonizando y atravesando un momento especial de la historia uruguaya, nació y fecundó la obra que hizo, y continúa haciendo, historia en este país.

● COLEGIO SANTA MARÍA (Montevideo)

● COLEGIO JUAN ZORRILLA DE SAN MARTÍN (Montevideo)

● HOGAR MARISTA (KM16) (Montevideo)

● Centro CAIF «Pequeña Semilla» (Montevideo)

● COLEGIO SAN LUIS (Pando-Canelones)

● COLEGIO SAN LUIS (Durazno)

● COMUNIDAD TACUAREMBÓ (Tacuarembó)

Cuantos quieran conocer más de cerca los pormenores de esta aventura pionera, pueden leer aquí (hacer clic para abrir el documento)  el valioso trabajo historiográfico del Profesor Magister Alejandro Sánchez, Director del Ciclo Básico del Colegio Marista Santa María de Montevideo publicado en la Revista “Historia y Docencia”, arbitrada por la Asociación de Profesores de Historia del Uruguay.