La incidencia de la FMSI en Políticas Públicas junto a otras ONG, lograron activar la Defensoría de NNyA de la Nación tras 13 años de postergación.

Con el apoyo de la Red Edmund Rice de los Hermanos Cristianos, la Fundación Marista para la Solidaridad Internacional (FMSI) logró que una gran deuda con los derechos de NNAyJ de nuestro país comience a ser saldada.

Detrás del reciente nombramiento de un nuevo Defensor de Niños, Niñas y Adolescentes para la Nación ─cargo que permaneció acéfalo por más de una década─debe reconocerse el empeñoso trabajo efectuado desde el Área de Políticas Públicas y Protección de Derechos de NNAyJ que, junto a otras organizaciones, venían reclamando la importancia de este rol en el marco de la Ley 26.061.

Los Maristas logramos aportar a la creación de la Defensoría dando seguimiento a una de las recomendaciones en el marco de último Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sito en Ginebra, Suiza, que insta al Estado examinado a mejorar la situación de los derechos humanos de su país.

La Defensoría, que debería estar funcionando desde el 2005 para atender especialmente la situación de las infancias y adolescencias vulnerables, proteger y visibilizar sus problemáticas, procurar que sus derechos tengan lugar prioritario en la agenda pública y controlar la aplicación de las políticas que les están destinadas, hoy se pone en marcha con el nombramiento de una nueva Defensora, Marisa Graham, cuya designación se dio a conocer el 28 de febrero. En esa misma línea, y con idéntica convicción, FMSI acaba de presentar ante el Comité de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ECOSOC) del mismo organismo internacional un Informe en el que da cuenta del estado de garantía del Derecho a la Educación en la Argentina y de la calidad educativa, específicamente, del Nivel Secundario, y otro Informe en relación al Derecho a la Educación y la garantía del mismo en la población migrante de nuestro país (disponibles en los Documentos Maristas de nuestro sitio).