Hoy se cumplen 25 años de la fundación del Colegio La Buena Madre, en el barrio Isla del Río Diamante, San Rafael, Mendoza. Compartimos la celebración de esta importante obra Marista.

Querida familia Marista, hoy tenemos la alegría de celebrar los 25 años del Colegio La Buena Madre, en el corazón de Mendoza, San Rafael, en un barrio muy carenciado de nuestra ciudad llamado Isla del Río Diamante. Hoy agradecemos, con una enorme sonrisa, al Dueño de la mies haber sido llamados a ser obreros en su campo. Nos sentimos privilegiados de ser parte de esta obra marista, que con mil dificultades, como todas las obras de Dios, se sigue construyendo día a día, la creemos nuestra pero somos conscientes que no nos pertenece sino solo es de Ella(de María y por medio de ella, de Jesús, “todo a Jesús por María”), y la tratamos de cuidar como humildes servidores, por eso continuamente nos dirigimos a Nuestra Buena Madre como lo hacía Marcelino: “Es obra tuya. Tú nos has juntado, a pesar de los obstáculos que nos han puesto. Si no prosigues ayudándonos y sosteniéndonos, pereceremos; nos extinguiremos como una lámpara sin aceite. Pero si esta obra perece, no es nuestra obra la que muere, sino la tuya, porque tú eres la que le has dado vida. Así pues contamos con tu ayuda en este momento y con ella contaremos siempre”. Por eso confiamos como lo hacia el: “Aunque toda la tierra se pusiera contra nosotros, nada hemos de temer si la Madre de Dios está con nosotros”.
Fueron un grupo de jóvenes, junto a algunos hermanos, que con grandeza de corazón, los que comenzaron, hace veinticinco años atrás ésta “pequeña” pero enorme obra viendo la necesidad de tantos Juan Bautistas que crecían sin conocer cuánto Dios los amaba. Hoy han pasado muchos, muchísimos: alumnos, profesores, mucha gente que ha ayudado, son poquitos los que quedan de aquel comienzo pero los llevamos en el corazón y les agradecemos la docilidad que han tenido al Espíritu Santo para saber sentir y seguir la brisa de su inspiración.
Nos toca a nosotros tomar la posta y cuidar que no se apague la llama hasta entregarla a los que vendrán y eso es una dicha y una gran responsabilidad por eso pedimos que recen por “nuestra” Obra, perdón por Su Obra.
Este año no podremos festejarlo unidos físicamente pero estamos convencidos que nuestra unión no es física sino que va mas allá de eso, por lo tanto el festejo no será menor, todo lo contrario, será aún mayor por que estaremos unidos por el Amor.
“Acrecentemos nuestra fidelidad en honrar a María y en mostrarnos verdaderos hijos suyos por la imitación de sus virtudes; redoblemos nuestra confianza en su protección recordando que es nuestro recurso ordinario” y que algún día juntos podamos festejar: 25, 30, 100 años del Colegio en el cielo
VIVA JESÚS, VIVA LA BUENA MADRE, VIVA MARCELINO, VIVA MARISTA.

Fernando Caretta – Director de Nivel Secundario