Falleció en Pilar, el día 16 de septiembre de 2020, a los 72 años de edad y 53 de vida religiosa.

El H. Enrique nació en Villapún del Páramo, Palencia (España) el 19 de noviembre de 1947. Ingresó en al Juniorado de Valladolid el 29 de septiembre de 1960. En agosto de 1965 inició el Postulantado en Pontós, Gerona. Allí realizó su Noviciado y el 2 de julio de 1967 hizo su primera profesión. Su profesión perpetua fue el 6 de enero de 1974 en Pilar.

Destinos: Luján (3 años) , Marcos Juárez (1 año) ; Colegio Inmaculada (2 años) ; Colegio Champagnat (8 años) ; Alcalá de Henares, Madrid (2 años) ; Rafaela (1 año) ; Rosario ( 12 años ); San Rafael (8 años) ; Tiquina, Bolivia (4 años) ; San Pedro ( 1 año) ; Fraile Pintado (5 años) ; Merlo (1 año) ; Barrio San Jorge, Luján (1 año) ; Darregueira (5 años)

Hermano piadoso, sencillo, cercano, conversador, menudo físicamente pero de gran corazón, inquieto, con un toque de aventurero, futbolero, creativo, cantor, pinta de poeta a  veces y de gitano otras, siempre ligero de equipaje, amigo entrañable de sus amigos, muy querido por los adolescentes y  jóvenes (por momentos casi idolatrado), en fin una personalidad curiosa, rica y ciertamente original.

El aula fue para Quique un espacio educativo y evangelizador importantísimo y allí se sentía a sus anchas. Otros de sus amores, además del aula, fue la Pastoral Juvenil. Remar y luego Navegar fue sin duda para Quique, un espacio que le permitió vincularse a los adolescentes y sintonizar con ellos en clave de crecimiento humano, cristiano y carismático marista

Quique querido, compañero de ruta, hermano y amigo entrañable, entra a gozar de la paz del Señor de la mano de María, tu Buena y tierna Madre y de Marcelino, el inspirador de tu vocación marista. Descansa en paz