La escuela Marista es un lugar de aprendizaje, de vida, de evangelización. Como escuela enseña a los alumnos “a aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos, a ser” . MEM - p53

El programa Abrazando Infancias supone recibir a cada niño y niña desde su singularidad, desde su manera de ser. Por eso hablamos de una pedagogía:

• que se hace desde la escucha
• desde la presencia activa e inspiradora
• donde el protagonista es el niño con sus intereses y necesidades
• con docentes que acompañan e intervienen a partir del juego, interés y curiosidades que los niños despliegan.

La escuela se transforma en un lugar vivo, que contiene, acompaña y da sustento para desplegar lo mejor de sí.